7 pasos para peparar una buena taza de té rojo/negro

Preparar una buena taza de té es algo sencillo si conoces el modo adecuado de hacerlo. Aunque las variables implicadas en la infusión de la humilde hoja de té son infinitas, seguir estos sencillos pasos te permitirá disfrutar de una fragante taza de té sin quebraderos de cabeza y sin la necesidad de profundos conocimientos.

Utensilios básicos para preparar el té

Utensilios básicos para preparar el té

Puede que nunca hayas tomado té y estés consultado Internet para averiguar cómo hacerlo de la mejor manera posible. Mi intención para ti es que comiences con buen pie. Si eres de los que toma el té pulverizado en bolsitas que venden en el supermercado y de los que calienta el agua en el microondas… no sé si lo tuyo tiene solución, pero puedes deshechar tu viejo modo de hacerlo y comenzar a redimirte con estas sencillas instrucciones.

No pretendo cubrir todas las eventualidades con este pequeño artículo así que la situación a la que se aplica este procedimiento es la siguiente: preparar una taza de té rojo/negro/oolong al estilo europeo. Destaco en negrita los elementos necesarios para la preparación.

  1. Hervir el agua. Pon agua a hervir en un hervidor eléctrico. Si no dispones de uno un cazo al fuego servirá.
  2. Medir el té. Mientras el agua se calienta pon una medida de té hoja suelta por cada taza de té que pretendas preparar en un infusor o bolsita. Si no dipones de alguno de estos elementos puedes utilizar una cucharilla de postre para la medida y un colador de malla tupida para colar el té cuando la infusión esté lista.
  3. Precalentar la tetera. Cuando el hervidor se desconecte automáticamente o grandes burbujas surjan de la base del cazo vierte el agua recién hevida en la taza o tetera que utilizarás para realizar la infusión. Así calentarás la tetera y evitarás que se enfríe demasiado rápido durante la infusión. Pasados unos segundos deshecha el agua. Si utilizas una tetera puedes deshechar parte del agua en las tazas que utilizarás para tomar el té con el fin de que también estas mantengan la temperatura.
  4. Disponer el té. Una vez precalentada la tetera o la taza introduce en ella el infusor o la bolsita y viértele encima agua del hervidor. Normalmente lo taparás. Si utilizas una taza sólo necesitarás una medida de té. Si utilizas una tetera necesitarás el agua equivalente a la cantidad de tazas que pretender preparar y otras tantas medidas de té.
  5. Realizar la infusión. Pon en marcha la cuenta atrás de tu reloj digital de cocina. Para un té rojo convencional 5 minutos son lo más adecuado.
  6. Retirar el té. En cuanto suene la alarma retira el infusor o la bolsita. Tener un pequeño plato donde dejarlo reposar ayuda a mantener la cocina limpia.
  7. Remover y servir el té. Remueve el té de la tetera o la taza con una *cucharilla en pequeños círculos para homogeneizar la infusión y…

voilà, ¡tu té está listo para ser tomado!