Beautiful Dawn, de The Wailin' Jennys

Cuando explico a mis alumnos que la estética es el área de estudio de la filosofía que trata sobre la belleza me miran como las vacas al tren.

Y no me extraña. Yo mismo no sé que significa eso. Estoy tan acostumbrado a sobrepensarlo todo, a considerarlo desde la abstracción teórica, que al final las cosas dejan de tener entidad. Es como echar demasiada agua la sopa: sirve para enfriarla y poder tomarla sin quemarse, pero al final no sabe a nada. Por eso admiro a los filósofos que son capaces de reflexionar sobre un tema no sólo sin aguarlo, sino que además lo dotan de más profundidad experiencial y lo abre a nuevas perspectivas de consideración. Enriquecen la sopa, por así decirlo.

La estética se pregunta por qué es la belleza, qué es bello, y por qué lo que es bello lo es. Adicionalmente se preocupa por la función del arte y su relación con la belleza. La pregunta de la estética por qué es la belleza, e incluso la discusión sobre si el arte es (sólo) belleza, siempre ha tenido una respuesta inefable para mi.

Pero no todo está perdido cuando las palabras se quedan cortas y son torpes. Hay veces que un caso ilustra mejor el concepto que mil explicaciones teóricas. Hoy te propongo la canción Beautiful Dawn o “Bello amanecer” de The Wailin’ Jennys.

Si alguien me preguntara: “¿Qué es la belleza?”, yo le respondería: “Escucha esto.” Y me dirían: “Sí, pero…”. Y yo zanjaría: “¡Shh! No estropees el momento. Disfrútalo.”

La banda

The Wailin’ Jennys es un trío canadiense fundado en 2002 y compuesto actualmente por las siguientes multiinstrumentistas, compositoras y cantantes.

Tuve el placer de escucharlas en directo en la época en la que la tercera componente era, en lugar de Heather Masse, Annabelle Chvostek. De hecho fue el último concierto que Moody, Mehta y Chvostek dieron juntas. Yo tenía fiebre y dolor de cabeza, pero aquella hora y media me sentí transportado y ajeno esa molestia. Cualquiera de sus álbumes es una buena forma de iniciarse en la música de este grupo.

La canción

Beautiful Dawn es una magnífica canción compuesta por Ruth Moody con la que tengo una profunda conexión vital. Tanto su música como su letra resuenan emocionalmente conmigo y el conjunto es para mí una muestra de belleza estética. El tema describe, sugiere, imagina, y entristece, pero a la vez ofrece la oportunidad de la redención. Sume en la desesperación de lo que denuncia pero abre el horizonte de lo que pide. Parte del desengaño pero avanza hasta la esperanza. Este tema me habla directamente, superando el filtro del pensamiento y la razón, pero también apela, si me detengo a rumiarla, a mi intelecto. Sintoniza con mi estado de ánimo y mi biografía reciente a la vez que me da la oportunidad de aislarme en un oásis autocontenido de placer estético.

No digo más. Si no corro el riesgo de sobrepensar otra vez. Te sugiero que escuches la cación a la vez que lees su letra en el idioma que más te convenga.

A continuación tienes la letra de la canción, compuesta por Ruth Moody, parte de la banda, y cuyo copyright pertenece al trío femenino The Wailin’ Jennys, que la interpreta:

Take me to the breaking of a beautiful dawn
Take me to the place where we come from
Take me to the end so I can see the start
There’s only one way to mend a broken heart

Take me to the place where I don’t feel so small
Take me where I don’t need to stand so tall
Take me to the edge so I can fall apart
There’s only one way to mend a broken heart

Take me where love isn’t up for sale
Take me where our hearts are not so frail
Take me where the fire still owns its spark
There’s only one way to mend a broken heart

Teach me how to see when I close my eyes
Teach me to forgive and to apologize
Show me how to love in the darkest dark
There’s only one way to mend a broken heart

Take me where the angels are close at hand
Take me where the ocean meets the sky and the land
Show me to the wisdom of the evening star
There’s only one way to mend a broken heart

Take me to the place where I feel no shame
Take me where the courage doesn’t need a name
Learning how to cry is the hardest part
There’s only one way to mend a broken heart

Esta es una traducción hecha por mí. Agradeceré comentarios y mejoras.

Llévame al despuntar del bello amanecer
llévame al lugar del que procedemos
llévame al final para que pueda ver el comienzo
hay una sola forma de arreglar un corazón roto.

Llévame al lugar donde no me sienta tan pequeña
llévame donde no necesite erigirme alto
llévame al límite para que pueda romperme
hay una sola forma de arreglar un corazón roto.

Llévame donde el amor no esté a la venta
llévame donde nuestros corazones no sean tan frágiles
llévame a donde al fuego aún le pertenezca su chispa
hay una sola forma de arreglar un corazón roto.

Enséñame cómo ver al cerrar los ojos
enséñame a perdonar y a pedir perdón
enséñame a amar en la más oscura oscuridad
sólo hay una forma de arreglar un corazón roto.

Llévame a donde los ángeles están tan cerca que pueda tocarlos
llévame donde el océano se encuentra con el cielo y la tierra
enséñame la sabiduría de la estrella de la tarde
hay una sola forma de arreglar un corazón roto.

Llévame a lugares donde no sienta vergüenza
llévame a donde el coraje no necesite nombre
aprender a llorar es la parte más difícil
hay una sola forma de arreglar un corazón roto.

Si este post ha servido para descubrirte a un fantástico grupo con una música a la que hacen mayor honor las etiquetas de bella, agradable y humana que en ninguna categoría musical al uso, no habrá sido en vano.