Bookcrossing

El BookCrossing es una iniciativa surgida en 2001 con el ánimo de convertir el mundo en una gran biblioteca por medio de que todos compartamos los libros que ya no vamos a leer más. El movimiento surgió antes que la adopción masiva del libro electrónico.

Junto con la extensa red de bibliotecas públicas que tenemos es una forma excelente de acceder a los libros de forma gratuita. En un momento en el que estamos preocupados por las consecuencias ambientales del consumismo es magnífico disponer de una forma tan sencilla y entretenida de reutilizar el papel. Con el beneficio añadido de contribuir a la cultura global.

El funcionamiento del BookCrossing (en adelante BC) es muy simple. Todo gira en torno a una base de datos a la que se accede por medio de la web del movimiento y que nos permite gestionar los libros en todos los sentidos. Podemos registrarnos o crearnos un perfil aquí. El mío es liburuzale. Una vez unidos a la web podemos realizar nuestra propia base de datos o buscar libros que podremos salir a cazar. Todo elle se produce en tres pasos.

1. Etiquetar

Para que el sistema del BC tenga noticia de los libros que queremos compartir debemos etiquetarlos. Es decir, debemos realizar un registro de cada volumen y el sistema le asigna una BCID o número único de identificación. Pondremos este número o matrícula en un lugar visible del libro. Valen tanto la portada como las primeras páginas o incluso el lomo si es un volumen particularmente ancho. Si asociamos este BCID a una nota que explique que el libro es un libro de BC y una referencia a la web BookCrossing.com los potenciales descubridores del libro podrán acceder a la ficha web del libro y anotar que lo han encontrado. En la web de BookCrossing.com disponemos de etiquetas para imprimir a las que sólo le falta el BCID, que podremos rellenar manualmente.

2. Compartir

Una vez etiquetados los libros podemos compartirlos de varias formas. Entre ellas:

  1. Pasarlo, dándoselo en mano a alguien.
  2. Liberarlo de forma anónima, dejándolo en un banco del parque, en el tren o en el cine. Pu
  3. Empezando un “bookring’ (círculo o anillo de lectura), ‘bookray’ (lista de intercambio de libros), o una ‘bookbox’ (caja de libros)”[1], que son formas organizadas de intercambiar libros.

Claro que también es posible ir a la caza de los libros liberados por otras personas. Como es raro encontrarse libros de BC por la calle podemos acudir a la página y suscribirnos a una alerta que nos avise de la liberación programada de libros en el área que especifiquemos. Así, podemos recibir una alerta por email que nos avise de una inminente liberación en nuestro barrio o cerca de nuestro centro de estudios o trabajo.

Una manera bonita de hacer BC es llevar un libro para leerlo en un viaje y liberarlo una vez terminado. Si hemos tenido la precaución de etiquetarlo antes no nos costará nada y volveremos con más espacio en la maleta para souvenirs. Además, albergues, hoteles, estaciones y aeropuertos son sitios apropiados para la suelta de libros.

3. Seguir

Ya hemos liberado algún libro o nos hemos topado con alguno. ¿Y ahora qué? Lo mejor sería leerlo y pasarlo a otras personas. Pero puede que no nos interese. En ese caso lo ideal es pasarlo lo antes posible para que no quede criando polvo en algún rincón de nuestra estantería.

Podemos seguir las andanzas del libro gracias a su ficha en BookCrossing.com y añadir notas sobre nuestro hallazgo, lectura y liberación.

Lista de mis libros disponibles

Seguro que hay muchos libros que sabes que no vas a volver a leer o que no creas que merece la pena conservar. Todos ellos son buenos candidatos para realizar BC. Con la intención de liberar una buena cantidad de libros que han sucumbido a la era de libro digital pongo más abajo una lista de libros que voy a liberar en fechas próximas. La iré actualizando a medida que vaya etiquetando y liberando más obras.

Si alguno de vosotros está interesado en leer alguna de las siguientes obras no tiene más que ponerse en contacto conmigo y veremos cómo podemos organizarlo.

  • Antonio Machado. Soledades, galerías y otros poemas.
  • Benito Pérez Galdós. Doña Perfecta.
  • Benito Pérez Galdós. Trafalgar.
  • Calderón de la Barca. El alcalde de Zalamea.
  • Fernando Savater. Idea de Nietzsche.
  • Goethe. Penas del joven Werther.
  • H. P. Lovecraft y August Derleth. La habitación cerrada.
  • H. P. Lovecraft y August Derleth. Los que vigilan desde el tiempo. BCID #081–12153918
  • H. P. Lovecraft. El horror de Dunwich.
  • H. P. Lovecraft. Viajes al otro mundo: ciclo de aventuras oníricas de Randolph Carter. BCID #471–12153968
  • John Grisham. El intermediario. BCID #533–12154019
  • Jon Arretxe. Hakuna matata.
  • Joxean Sagastizabal. Kutsidazu bidea, Ixabel. BCID #057–12154001
  • Juan Arias. Jesús: ese gran desconocido.
  • Julia Navarro. La Biblia de barro.
  • Katherine Neville. Riesgo calculado. BCID #659–11580548
  • Ken Follett. En el blanco.
  • Lynn Picknett y Clive Prince. La revelación de los templarios. BCID #953–12153993
  • M. Baigent, R. Leigh y H. Lincoln. El legado mesiánico: ¿hubo más de un cristo? BCID #828–12154009
  • Miguel de Unamuno. Niebla.
  • Miguel Delibes. La hoja roja.
  • Miguel Delibes. Las ratas.
  • Miguel Delibes. El hereje.
  • Olivennes, Denis. La gratuidad es el robo. BCID #518–12153904
  • Taylor Caldwell. Médico de cuerpos y almas.

Lista de libros liberados por mí