All in Zen

Te voy a dar una muy buena noticia. Si estás leyendo esto es que tienes mucho por lo que estar agradecido. Al menos algo de salud, algo de tiempo y algo de interés. Tienes un mundo de posibilidades frente a ti.

Además dispones de la oportunidad de ser feliz aquí y ahora. Y no hay otro momento ni lugar en el que la felicidad sea posible. Si no puedes serlo ahora, ¿cuándo podrás? ¿Cuando tengas una casa más grande, una pareja más guapa, más dinero, o más tiempo? Entonces seguro que seguirás queriendo una casa mayor, una pareja más guapa, más riqueza y más tiempo.

Por suerte, sólo depende de ti. Estás viviendo en este momento y en ti se encuentra todo lo necesario para ser feliz. Sólo necesitas un pequeño empujón para darte cuenta de ello, y un poco de atención plena.

La mejor forma de cultivar la atención plena es meditando. Gracias a la inmovilidad del cuerpo, la respiración consciente y la concentración conectamos cuerpo y mente y generamos las circunstancias adecuadas para que surja la atención plena.

Tengo otra buena noticia para ti: también tienes todo lo necesario para meditar, aquí y ahora. Observando con atención la postura, la respiración y la concentración podrás iniciarte en la práctica de la meditación. Para avanzar siempre ayuda un grupo de meditación y un buen maestro. Pero ambos sólo refuerzan las cualidades que tú ya posees.

Desde que inicié la escritura de este blog hace ya diez meses todo aquél que tenía noticia de que lo estaba haciendo me preguntaba: "¿Y por qué la segunda flecha?" Se ha hecho de rogar, pero finalmente aquí está la explicación del concepto de la segunda flecha. Una vez explicado encontrarás al final el por qué de que semejante título presida mi blog personal.